Es la primera vez que participo en directamente en un evento organizado en twitter con una receta de mi blog.
Hoy 27 de febrero es el #diadelacuchara y para este dia he preparado una sopa de cebolla gratinada, el título está puesto en italiano primero porque es una receta italiana sacada directamente de un libro del que ya os he hablado y del que hemos hecho ya alguna cosa, estoy hablando de La Cuchara de Plata.

Zuppa de Cipolle

La receta está un poco retocada, las medidas, los tiempos, los ingredientes, son los mismos, los únicos retoques son en la presentación y lo son por exigencias personales.

Apuntad los ingredientes para esta “zuppa”.

  • 3 Cebollas medianas (400grms aprox)
  • 1,2 Litros de caldo de carne o de verduras
  • 50 grms de mantequilla
  • 1 Cucharada sopera rasa de harina
  • Sal y pimienta
  • Queso emmental y parmesano
  • Picatostes de pan de barra o tostada de pan

Lo primero que haremos en esta receta, será precalentar el horno a unos 200º, bien fuerte para gratinar al final.

Seguiremos pelando y cortando la cebolla en rodajas, más o menos del mismo tamaño pues las tenemos que cocinar juntas y estaría muy bien que nos quedasen uniformemente hechas. Las reservamos.

Preparamos una olla a fuego muy lento en la que añadimos la mantequilla y cuando se deshaga, la cebolla, removemos, tapamos y dejamos que se haga a fuego muy muy lento, debe quedar dorada y blanda, así que un poco de paciencia. Yo diria que nos llevará casi media hora.

Es importante ir removiendo de vez en cuando para que no se queme la cebolla.

En otro recipiente podemos ir calentando hasta llevar a ebullición el caldo de carne o de verduras. El que más os apetezca, el que más a mano tengais o dependiendo de lo fuerte que querais la sopa.

Nosotros hemos hecho la proporción de 1 litro de caldo y un vaso de agua. Después hay que jugar un poco con la sal y la pimienta.

Zuppa

Cuando la cebolla esté dorada y blanda, le añadiremos una cucharada sopera rasa de harina mientras seguimos removiendo, salpimentamos y añadimos el caldo que teniamos hirviendo. Tapamos otra vez y dejamos cocer unos 15 minutos.

La harina es para que la sopa se espese. Es importantísimo que poner la harina, remover y añadir el caldo sea muy seguido.

La harina no debe quemarse.

Pasado este tiempo, tenemos dos opciones, la primera es rellenar un par de boles que resistan el horno para gratinar y la otra, la que usamos en casa, es pasar la sopa por la batidora y rellenar entonces los boles.

La receta original es con los trozos de cebolla, pero a nosotros no encanta el sabor y no la textura de la cebolla, así que mejor la pasamos por la batidora.

Ahora es momento de repartir por encima el queso emmental y los picatostes o la rebanada de pan tostado y al horno a gratinar.

En casa lo sacamos un poquito antes, corregimos el sabor con un poco de parmesano rallado y listos.

Sopa

Una sopa buena, sana, fácil y que nos sirve de aprovechamiento, además con un gusto sorprendente aunque no seas muy amigo de la cebolla.

Ahora y como siempre… a disfrutarla!!