Hoy volvemos al tema bruschetta, que ya hemos tocado en el blog en un par de ocasiones. Esta vez es casi más una tosta, la rebanada era de pan redondo y la pretensión era darle consistencia de cena y no de algo para picar y en ese intento ha salido este invento.

Toca berenjena, que repasando recetas, he visto que todavía no habiamos utilizado, así que lo apunto para incorporarla más a menudo a nuestra mesa. Es una de esas plantas que ya estan durante todo el año en las fruterias, porque su cultivo está muy extendido en invernaderos. Su precio por ello suele oscilar más bien poco y la convierte en un buen recurso.

Que necesitamos

  • 1 Berenjena
  • 2 Tomates maduros
  • Queso Camembert
  • Olivas negras deshuesadas
  • Albahaca
  • Aceite de oliva virgen extra

Encendemos el horno, a unos 175º, que se vaya calentando

Empezamos con la berenjena, la lavamos bien y preparamos un bol con agua y sal. La cortamos en rodajas lo mas finas que podamos y las vamos poniendo en el bol. Si no estamos seguros de poder cortarla muy fina, lo mejor será darle una vuelta por la plancha antes de montar la tosta y meterla al horno.

El agua y la sal es para quitarle ese punto de amargor que tiene la berenjena.

Importante que la berenjena quede bien hecha, no es una de las verduras que pueda comerse cruda.

Lo siguiente será cortar el tomate en trozos pequeños y reservarlo en un plato, para que vaya soltando el jugo. Ahora haremos lo mismo con las olivas negras deshuesadas, que podemos mezclar con el tomate.

Por último cortaremos los trozos generosos de camembert y nos prepararemos para presentar el plato.

Sobre la bandeja del horno colocamos las rebanadas de pan redondo, si os apetece podemos untarle una base suave de ajo, aunque no es necesario y vamos mezclando la berenjena, cruda o algo pasada por la plancha, el tomate, las olivas negras y los trozos de camembert, intentando conseguir un equilibrio de cantidades entre los ingredientes.
Una vez acabado este proceso, mezclamos el aceite con el jugo que haya soltado el tomate, algo de albahaca y lo vamos repartiendo por las diferentes tostadas.

Unos 10minutos de horno, vigilando que no se queme y ya estará listo para comer. El queso estará fundido y mezclado con los demás ingredientes, la berenjena estará suficientemente cocinada y tendremos unas tostadas muy originales para cenar.

Disfrutadlas!!