Pues ya hemos llegado al post 50, como quien no quiere la cosa y sin pensarlo, sin pretender dar lecciones a nadie, creo que me gusta esto de cocinar y tener un blog, más de lo que pensaba.

La receta de hoy, es mucho más sencilla de lo que parece, pero es muy efectiva, los ingredientes los acostumbramos a tener siempre en casa y no tardaremos tanto en hacerla… si se presentan invitados sorpresa.

Los ingredientes

  • 1 Masa de hojaldre
  • 1 Patata grande
  • 1 Cebolla roja o morada mediana
  • Queso rallado
  • Queso en tacos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 Yema de huevo
  • Romero
  • Sal y pimienta

Lo primero como siempre que utilizamos el horno, es precalentarlo, en este caso a 190º. En la bandeja del horno, sobre papel sulfurizado, extendemos la masa. Con las manos y con algo de cuidado, podemos ir extendiendola hasta darle una forma que se adapte a la bandeja.

Pelamos y cortamos la patata lo más fino que podamos, casi transparente y las colocamos rellenando la masa, dejando un minima separación respecto del borde, hay que tapar completamente la base, no es mala idea solapar las rodajas de patata.

Pelamos y cortamos muy fina también la cebolla y repartimos una parte de ella por encima de las patatas. Cogemos ahora la mezcla de quesos,y la repartimos por encima de las patatas y la cebolla. Sobre esta capa, acabamos de repartir los aros de cebolla que nos quedaban.

En nuestro caso hemos utilizado un rallado emmental, un parmesano en polvo y un semicurado en tacos pequeños.

Para acabar de preparar la tarta, salpimentamos, colocamos el romero y un chorrito del aceite de oliva virgen por encima.

Una opción que queda muy bien y le da un toque muy chulo al plato, es pintar el borde que hemos dejado libre de la masa, con yema de huevo batida.

Quedará todo el borde de la tarta, tostada.  Mirad la foto y probadlo.

Hornearenos ahora la tarta unos 25 minutos, a unos 190º como hemos dicho antes, este tiempo no es matemático, asi que es importante que vayamos mirando y controlando, que no se nos queme, que las patatas esten blandas y que el hojaldre esté dorado y crujiente.

Por último, hay que servirla y comerla muy caliente!

A disfrutarla que hoy nos hemos trabajado todos esta receta. Espero que os guste realmente y que desde el primer post a este hayamos aprendido a hacer cosas nuevas.