Era justo e incluso evidente que llamándose este blog el Oso Hambriento, la primera receta de pescado fuese salmón, no quería empezar con otra y por eso he tardado unos dias más de los que me hubiese gustado.

El salmón es uno de esos pescados que siempre veo en el super o en la pescaderia y que más o menos siempre fluctua sobre el mismo precio, euro arriba euro abajo. Ni caro ni barato, teniendo en cuenta que es un pescado que realmente cunde y da muchísimo juego. Y creo que personalmente, como siempre está, me cuesta comprarlo, los ojos se me van a otros tipos de pescado, a esos que a no estan siempre, a los que estan de temporada, a los que tienen un buen precio… pero esta semana tocaba, por precio y como homenaje al blog.

Lo haremos de manera muy sencilla, al horno y acompañado de patatas, no es una receta rápida, contad más o menos 45 minutos entre que se hacen las dos cosas, pero si que es extremadamente sencilla. Os servirá para una con tiempo o para una comida de fin de semana.

Y con unos ingredientes que da hasta vergüenza mencionarlos. Para 1 persona, que es la ración que se ve en la foto

  • 1 corte de salmón de unos 150 gr.
  • 1 patata mediana
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Pimienta
  • Romero

Empezamos precalentando el horno, unos 150 – 175º y preparando la bandeja con papel antiadherente

Seguimos pelando, lavando y cortando las patatas en láminas bastante finas, menos de 1cm.

Cuanto mas finas cortadas antes se hacen.

Las colocamos en la bandeja, separadas las unas de las otras, un chorrito de aceite, algo de sal y un poquito de pimienta, al horno y a esperar. Estaran hechas cuando esten blandas y el tema del tostado o dorado a gusto de cada uno.

La ramita de romero le da un gusto muy bueno, tanto a las patatas como al pescado. Para mi, imprescindible.

Sin apagar el horno, sacamos las patatas y las reservamos. En la misma bandeja y con el mismo papel antiadherente, asi lo hago yo, ponemos el trozo de salmón, un poco de sal y un poco de pimienta, sin aceite, el salmón es un pescado por lo general que tiene mucha grasa y un exceso de aceite, lo estropea realmente, hay que ir con mucho ojo este detalle es realmente importante.

Yo he tenido un par de disgustos por pasarme con el aceite, en algun que otro plato de salmón.

Si mantenemos la temperatura del horno en torno a esos 175º, el pescado estará hecho en unos 10 – 15 minutos, es momento de sacarlo y presentarlo en el plato.

La de la foto es una posibilidad, pero contad que no tiene mucho más misterio, por la sensillez del plato y por la poca cantidad de ingedientes.

Disfrutadlo, en próximos post haremos una salsa que pueda acompañar a estas patatas de guarnición, de momento… un plato muy sano.