Si es fin de semana suele tocar pizza, coca, tosta, panini o algo similar. Esta vez hemos querido hacerle un pequeño y modesto homenaje a uno de nuestros lugares favoritos, uno de esos lugares apartados, de barrio, fuera del flujo habitual de gente pero que tenemos la suerte de poder disfrutar en nuestro barrio.

Os hablo del Restaurante Putxinellis, del que os he colgado un par de fotos en el facebook de El Oso Hambriento y del que sacamos la idea base de esta pizza, la utilización de alcachofas frescas solo cuando es temporada de ellas… un detalle muy bueno que tiene este restaurante con sus pizzas y que muchos deberian copiar, el resultado es fantástico y muy de agradecer, después sustituyen las alcachofas por otro ingrediente, no caen en la tentación de utilizarlas en conserva.

Bueno, vamos al grano con los ingredientes.

  • 1 Masa de pizza fresca
  • 1-2 alcachofas frescas
  • 2 Champiñones naturales
  • Tomate natrural triturado
  • 1-2 salchichas
  • Orégano
  • AOVE

Lo primero, como ciempre que trabajamos con el horno, es precalentarlo, en este caso  a unos 175º.

Mientras tanto, cortamos limpiamos bien las alcachofas quedádonos con el corazón, que es la parte más tierna y las doramos en una paella con una gota de AOVE a fuego muy lento mientras vamos preparando los demás ingredientes.

Preparamos la base, en nuestro caso una masa fresca de la zona de refrigerados, de Mercadona, fabricada por Casa Tarradellas, pero si os animais a hacer masa en casa, el resultado será aun más espectacular!!
En casa, nosotros la estiramos un poco más y le quitamos esa forma redonda tan perfecta.

Tomate triturado natural y una buena cantidad de orégano es nuestra base, no le solemos añadir mozzarella, si alguna mezcla de quesos, gorgonzola o brie…

Una buena opción es rallar restos de quesos que tengamos en la nevera, que nosotros ya dejamos expresamente para estas ocasiones y le da un toque aún más casero.

Seguimos, añadiendo los champiñones que previamente habremos limpiado y laminado.

Partimos las sachichas en trozos pequeños, sin la piel que las envuelve, dándoles forma de pequeñas albóndigas, las incorporamos a la base y al horno.

Al horno, unos 10-15 minutos, dependiendo de cada uno, es importante que estemos pendientes, porqué sacaremos la pizza 5 minutos antes de que esté hecha.

En ese momento añadiremos las alcachofas que ya tendremos doradas y que acabaran de hacerse en el horno con la pizza.

Cuando esté lista la sacamos le añadimos un chorro de un buen AOVE en crudo y lista para disfrutarla!!!