Hoy toca aprovechar, ya lo hicimos con las tostas, con los garbanzos y con alguna opción más. Seguro que a más de uno se le ha quedado alguna vez un trozo de tortilla de patatas de la comida a la cena y le ha dado como un no se que a la hora de comérselo.

Se que en general no gusta repetir en la comida y en la cena la misma receta, ni apetece, ni es buena idea, ni dietéticamente es lo recomendable.

Queso y Tortilla

Pero no es mala idea hacer de ese problema, una receta de aprovechamiento, complementar lo que tenemos para darle una vuelta y cambiarle la cara al problema que puede representar “repetir”.

Los ingredientes de esta receta.

  • 2 rebanadas de pan (si es de barra, que sea ancha)
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • Perejil fresco
  • Orégano
  • AOVE
  • Sal
  • Tortilla de patatas o cualquier otra
  • Queso de cabra tipo rulo
  • Queso light tipo CADI

Lo cierto es que nuestra opción fue tortilla de patatas, pero creo que se le adapta cualquier tipo de tortilla que os sobre porque nos quedará como una tapa o un pincho.

Lo primero precalentar el horno a unos 175 º, durante este proceso podemos poner la bandeja dentro con el papel sulfurizado y unas rebanadas de pan.

Mientras el pan se dora y el horno se calienta, en un vaso de batidora, ponemos 100ml de AOVE, un par de dientes de ajo picado, la sal, el orégano y el perejil fresco, lo picamos y lo preparamos para añadirlo al pan.

Tostadas, pan de ajo y quesos

Esto no os llevará ni dos minutos, así que seguimos aprovechando el calor que genera el horno y con un pincel de silicona repartimos la mezcla por encima del pan, volvemos a meter al horno y cerramos.

Por otra parte vamos cortando el queso y la tortilla. En casa, para la receta escogimos dos totalmente diferentes, uno de rulo de cabra y el otro un CADI “light”, los dos gustosos, pero realmente diferentes el uno del otro.

Los quesos pueden ser los que más os apetezcan, recordando que teneis pan de ajo para combinar.

Cuando las tostadas esten crujientes y doradas, apagamos el horno, retiramos y colocamos sobre las rebanadas el queso y la tortilla, las dejamos unos minutos dentro del horno para que el calor residual funda el queso y caliente la tortilla.

Si os dais cuenta, con suerte el horno habrá tenido tiempo de alcanzar la temperatura de la que hablábamos al principio.

Nada de utilizar el microondas para ganar tiempo. Estropeareis la tortilla y el pan y será peor.

Ya veis que la opción es de lo más sencillo, le cambiamos un poco la cara a unas sobras del mediodia, aprovechamos, aprendemos un nuevo pincho al que podemos cambiar el tamaño si un dia nos encontramos con muchos invitados en casa y la sensación de repetir comida y cena se diluye.

Tortilla y Quesos

Si quereis darle una vuelta más, probad a untar el pan con tomate natural al principio de la receta.

Ahora a disfrutar!!! aunque sea repetido.