Ya sabeis que soy muy fan de la pasta, que si por mi fuera cada semana tendriamos una receta en el blog, así que siempre que puedo incorporo alguna receta.

Por lo mismo sabeis que en casa somos muy de macarrones, gratinados, con tomate, con escalivada, diria que de la pasta seca, es la más agradecida a la hora de cocinarla. Hoy toca de verduras, o al menos de colores mirando la composición.
Además teniamos un brócoli por la nevera y no sabiamos muy bien que hacer con él y la salsa nos pedía improvisar y arriesgar!.

Tomad nota de los ingredientes.

  • 150 grms de penne ( o cualquier otra pasta)
  • 1 Brócoli
  • 2 lonchas de bacon ahumado
  • 1 Cebolla mediana
  • 200 ml. de crema de leche
  • 100 ml. de leche semidesnatada
  • AOVE
  • Sal
  • Queso parmesano

Lo primero será limpiar, cortar y cocinar el brócoli al vapor. Este proceso no os llevará más de 10 minutos, además la idea es dejarlo algo duro, ya que después tiene que formar parte de una salsa.

Mientras tanto, podemos ir haciendo el resto de ingredientes de la salsa. Pelamos una cebolla mediana y la pasamos por la batidora, por el vaso, la dejamos muy picada, nos interesa su sabor y que espese la salsa, no tanto su textura.
La doramos en una sarten a fuego suave con una cucharada de AOVE y sal. Cuando este cogiendo el punto le añadiremos un par de lonchas de bacon ahumado cortado en tiras muy finas. Removemos y dejamos que se vaya cocinando junto.

No hace falta añadirle  aceite, dejaremos que la grasa que suelta el bacon se vaya fundiendo.

Cuando tengamos el brócoli listo, lo cortamos en trozos, da igual el tamaño, eso depende de vosotros y vuestros gustos, lo añadimos a la cebolla y al bacon y le damos un par de vueltas, que se mezclen sabores, olores y texturas.

Añadimos la crema de leche y la leche semidesnatada, las medidas van a gustos y dependiendo de si quereis una salsa más espesa o más clara. En casa nos gusta más bien espesa, y no cocinamos mucho la mezcla. Unos cinco minutos a fuego suave, que hierva sin fuerza exagerada, que se mezclen los sabores y la salsa vaya impregnando la cebolla, el brócoli, el bacon y …listos.

Ya veis que de complicaciones ninguna, la pasta la hacemos como nos indique el fabricante, siempre intentando que este al dente y nos quedará un plato sencillo, sano, y de lo más económico.

Habreis notado que esta vez la salsa solo lleva la sal y el AOVE, sin hierbas ni más condimentos, la idea es que nos quede una salsa muy suave donde predomine el sabor a brócoli y a bacon, una salsa muy neutra que podamos usar en muchas combinaciones.

Nosotros solo le hemos añadido un punto de parmesano y nada más.

Ahora, a disfrutar de la receta!!