¿Qué tal si nos vamos despidiendo del verano con una receta que aun nos recuerde poderosamente a las cenas en las terrazas con el sol poniendose tarde y con una copa de vino en la mano?

¿Qué os parece si intentamos otra vez, hacer un plato para compartir  con productos muy básicos pero que mezclados queden buenos y sean resultones?

Vamos a darle una vuelta de tuerca más a la famosísima ensalada caprese.

Pues vamos a ponernos con ello.

Aqui van los ingredientes.

  • 1 Cebolla para rallar
  • 1-2 Tomates maduros rallados
  • Rebanadas de pan tipo baguette
  • Bolas de Mozzarella
  • Tomates cherry
  • Rodajas finas de calabacin
  • Tacos de carne de membrillo
  • Sal gorda
  • AOVE

Lo primero que haremos, será rallar la cebolla y los tomates maduros, mezclar bien y reservar.

Lavaremos y limpiaremos los tomates cherry que suelen tener una piel fina y perfecta para masticar sin que nos moleste y reservamos.

Utilizamos bolas de mozzarella, porqué en una importante cadena de supermercados hemos visto que han empezado a traer botes con bolitas de mozzarella para las ensaladas y la verdad es que nos apetecia probarlas, además como podeis apreciar en la foto, su tamaño es ideal para este tipo de “platillos”.

Cortaremos el calabacin, previamente lavado, en lonchas lo más finas que podais, si que se rompan, pero intentando que sean manejables una vez pasadas por la plancha.

Cortamos también unos tacos de carne de membrillo, no muy grandes, le daran ese toque dulce y mantecoso, pero no deben ser el gusto dominante.
Al menos en mi caso no pretendo que lo sean, me gusta la carne de membrillo, pero solo acompañada de productos salados, la incluyo a menudo en este tipo de tapas y montaditos, pero siempre como contraste.
Pero como sabeis los que me seguís esto es solo una idea, una propuesta y a partir de aquí a imaginar.

Cortaremos rebanadas de pan tipo baguette, más o menos 1 cm de anchas y reservamos.

Ahora empezaremos a presentar el montadito.

Mientras tostamos el pan, solo para darle un punto,  no lo queremos realmente tostado, solo caliente y con un color dorado, aprovechamos y en una plancha le damos vuelta y vuela al calabacín, sin aceite y sin sal, ya se la añadiremos después.

Nuestras dos versiones, mozzarella, el tomate cherry envuelto con el calabacín aun caliente y el taco de membrillo.
Otra versión, tomate cherry, bola de mozzarella, tomate cherry envuelto en el calabacín y el taco de membrillo.

Nuestro único secreto, es que tanto los calabacines como los tomates cherry eran caseros y realmente estaban muy en su punto y que el aceite era un virgen extra de escándalo de Mas de Cameu, lo cual facilita mucho haer este tipo de montaditos o tapas.

La presentación ya veis que no tiene nada de especial, la tostada, una cama de la cebolla y el tomate que teniamos preparado antes, la brocheta y justo antes de servir, un buen chorro de AOVE y la sal, si os apetece un punto de pimienta recien molida y listos.

A disfrutarla!!!