Esta receta de hoy estoy seguro de que nos solventará en un futuro más de un plato. Me explico, hoy haremos pasta, en este caso macarrones o penne, pero facilmente se puede sustituir por la pasta que más os apetezca.  Además aprenderemos a hacer una salsa de tomate que nos servirá para acompañar otros platos. y con las medidas que os propongo, haced un hueco en el congelador.

Y alguna sugerencia para reutilizar la salsa, no tardaremos muchos post en verla publicada.

Lo primero, será conseguir los ingredientes

Para la salsa

  • 1 Bote de tomate triturado crudo grande (800grms)
  • 200 grms de carne picada de ternera
  • 2 Cebollas pequeñas
  • 1 Diente de ajo
  • Sal y azucar
  • Aceite de oliva virgen
  • Hierbas aromáticas

Para la pasta

  • 250grms Pasta seca (la que mejor os vaya)
  • Sal

Bueno, hacer la pasta será de lo mas sencillo, agua hirviendo, un poco de sal, y añadir la pasta seca, no mas del tiempo que diga el fabricante y depende de como os guste, controladla, un minuto más es fatal!!.

Es importante que les pongais un dado de mantequilla o un chorrito de aceite mientras espera la salsa, si no, se pegará y será un desastre.

Así que pasaremos directamente a la salsa que es, en verdad la gracia del plato.

Pelamos y cortamos el ajo y la cebolla, lo más fino que podamos, en casa lo pasamos por la batidora de brazo incluso, lo ponemos en una sarten que previamente habremos puesto en el fuego con un chorrito de aceite y dejamos que se vaya pochando, con la calma, a fuego muy lento y sin prisas.

Yo, lo que hago mientras voy vigilando la cebolla que no se queme, es ir preparando el tomate, en un bol, añado el tomate, la sal, un par de cucharadas de azucar y las hierbas aromáticas, que suelen ser como ya suele ser habitual en casa, unas hierbas provenzales y lo dejo todo junto un rato.

El azúcar se lo ponemos porque el tomate crudo y grito suele tener un toque ácido.

No conozco una medida exacta, es absolutamente a ojo y a gusto de cada uno.

Cuando creamos que la cebolla está casi hecha, le añadimos la carne picada, removiendo constantemente, para que quede separada y no nos aparezcan después trozos muy grandes a la hora de comer. Cuando la carne esté a vuestro gusto, solo queda añadirle el tomate, fuego muy lento y dejar que se vaya haciendo, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

Con este proceso tened paciencia el tomate crudo debe perder el agua y requiere tiempo.

De aqui al final, nada y menos ya. Encedemos el horno, para gratinar 175-200º, preparamos una bandeja en la que pondremos la pasta y le iremos añadiendo la salsa de tomate poco a poco, removiendo, mezclando bien pero sin pasarse de salsa. Y al horno, con un queso rallado por encima.

Para los muy “queseros”: Unos dados de queso azul mientras mezclais la pasta y la salsa… sin comentarios

Una mezcla de quesos rallados en casa?? La mezcla de la foto es un semicurado y mimolette

5-10 minutos gratinando creo que seran mas que suficientes

A disfrutarlos, que la receta de hoy ha tardado lo suyo en hacerse!!