Os acordais que el otro dia hicimos bistec con Escalivada? Recordais que os dije que con las proporciones que os daba os sobraría pimiento y berenjena?
Pues aqui os traigo una opción buenísima para aprovechar lo que nos sobró. Esta receta, es fácil, sana, barata, aprovecha cosas que tenemos hechas y además va perfecta para el táper del trabajo o del colegio.

Los ingredientes

  • 100 grms de pasta (Penne)
  • 1 Diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal gorda
  • Queso azul

Bueno como ya os he dicho, esta receta cumple con todos los requisitos con los que empezamos a trabajar en el blog. Así que nos ponemos a ello.

Lo primero y lo que siempre es más fácil, agua en una olla a hervir para cocer la pasta seca, en este caso, macarrones, pero puede ser cualquier otra que tengais a mano. Si que es cierto, que la escalivada ya es gustosa y le añadimos queso azul y ajo, asi que mejos dejar la pasta rellena para otra ocasión.

Mientras se hace la pasta, preparamos la salsa. Ponemos una sarten al fuego, con una gota de aceite, pelamos y cortamos un diente de ajo muy fino y hacemos lo mismo con la escalivada.

Acordaos de quitarle el corazon al ajo si no quereis que se repita.

Le damos un par de vueltas, que coja calor y que el ajo no esté crudo y ya estará listo.

Ahora presentamos el plato. La pasta en el plato y aprovechando que aun estará caliente, ponemos por encima la escalivada, cortamos unos dados generosos de queso azul y los mezclamos entre la pasta y la escalivada, para conseguir que el calor de los dos vaya funciendo el queso.

Repartid la escalivada bien por encima, a la hora de mezclar, os irá mucho mejor.

Para acabar unos granos de sal gorda y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y no es necesario nada más.