Hoy nos hemos decidido por preparar una receta básica, una de esas recetas que todos nostros deberiamos conocer y dominar porqué amplia nuestra capacidad en la cocina, en el mercado y porque de ella derivan un monton de posibilidades igualmente fáciles y sanas.

Hoy haremos un pescado al horno, en nuestro caso una lubina, que puede ser sustituida por una dorada, merluza… y además le hemos llamado básico, porque no tiene ninguna dificultad ni a la hora de encontrar los ingredientes ni a la hora de cocinarla.

Es fácil, rápida, muy sana y por calidad precio, muy recomendable.

Vamos con los ingredientes.

  • 1 Lubina de ración
  • 2-3 Patatas medianas
  • 1 Cebolla grande
  • 1 Limón
  • Mantequilla
  • 1 vaso pequeño de Vino Blanco
  • AOVE
  • Sal
  • Pimienta

Lo primero que hacemos siempre cuando usamos el horno, es precalentarlo, en este caso a unos 175º.

Mientras tanto pelamos y cortamos la cebolla y las patatas y las pasamos por una paella con una cucharada de AOVE más o menos 5 minutos.

Este proceso, lo hacemos para acortar los tiempos de cocción dentro del horno, las patatas y la cebolla tardan mucho más que el pescado.

Cuanto más grandes sean los trozos de patata, más tiempo de cocción necesitaran después.

En casa nos gustan mucho las patatas al horno, así que aprovechamos y cuando cocinamos pescado al horno añadimos más ración…

Incorporamos a la bandeja el papel sulfurizado y preparamos una “cama” con las patatas y la cebolla, regamos con un chorro de AOVE y salpimentamos, metemos en el horno y dejamos que se vayan cocinando aprox. 20 minutos.

Ya sabeis que cada horno es diferente, así que lo mejor es ir controlando la cocción, luego incorporaremos el pescado y tampoco queremos que se nos queme el acompañamiento.

Con las patatas en el horno, aprovechamos para acabar de limpiar la lubina si en la pescaderia no han podido,  le hacemos dos cortes en los que introduciremos las rodajas de limon. Salpimentamos y reservamos.

Normalmente en la pescaderia os limpiaran este tipo de pescado y es muy probable que si pedis que os lo preparen para el horno, os hagan el corte para el limon directamente.

Incluso si quereis os lo dejan sin cabeza, pero a mi personalmente me gusta cocinarlo con la cabeza.

Los ojos del pescado me ayudan a controlar si está hecho o le falta aún.

Retiramos la bandeja del horno y bajamos la temperatura a 150º, incorporamos en la bandeja el pescado, un vasito de vino blanco, un buen chorro de AOVE y un dado de mantequilla sobre la lubina. Al horno y a esperar.

El vaso de vino blanco, al gusto, en casa la medida es de cortado, pero vosotros mismos, probad hasta que le cojais la medida que os guste más.

En 10-15 minutos el pescado estará hecho y las patatas y la cebolla estaran en su punto, pero como siempre estad atentos.

Ahora a disfrutar de este básico, probad, merece la pena y es una manera muy fácil, sana y barata de incorporar el pescado a nuestra dieta.