Hacia un tiempo que no os hablaba de algún libro de cocina a pesar de tener en mente escribir sobre alguno de ellos. La verdad es que no encontraba la ocasión de sentarme y sin cocinar, hablar de lo bien que cocinan otros (que los hay y muchos).

Portada

Antes tengo que quitarme esa capa de envidia (sana o no) que me produce ojear las páginas de ciertos libros de cocina y pensar que hacer este libro con estas recetas, estas fotos y estos lugares, ni es trabajo ni es nada. Creedme, a todos nos gustaria un trabajo así.

Esto es lo que me pasó la primera vez que vi en la estanteria de una libreria el libro que hoy os traigo. Las escapadas de Jamie, tiene como protagonista al cocinero Jamie Oliver y sus “paseos” por España, Italia, Suecia, Francia, Grecia y Marruecos. Editado allá por el año 2010, por RBA.
Teniendo en cuenta que en la portada pone literalmente “Las versiones más fáciles de los platos clásicos que he aprendido en mis viajes” ya os podeis imaginar el tipo de fotos que trae el libro.

Como he dicho al principio, antes de piropear a Jamie y su libro, mi inconsciencia me ha llevado a enfrentarme a alguna de las recetas de las que habla, más por orgullo que por otra cosa, así he podido disfrutar del libro sin tanto “rencor” a ese supuesto e idílico trabajo.

Tomate y albahaca

Se que hay mucha gente que no comparte la manera tan natural de trabajar de Jamie Oliver, os confieso que hasta que no me planteé escribir este post, no me miré sus programas de una manera más seria, pero el final del plato es visualmente siempre muy bueno y apetecible y prefiero un dedo después limpio que no la misma cuchara una y mil veces para probar.

Quizá del libro nos propongamos hacer 15, 20 o 30 recetas únicamente, las hay de dificultades muy diversas, pero creo realmente que este es uno de esos libros que traspasa lo meramente culinario, para convertirse en un libro de los quete miras y te relaja con las fotos.

Italia

Combina muy bien la receta de unos “Spaghetti vongole” con unas fotos de la salida al mar a coger las almejas por ejemplo y eso se agradece, comprar un libro donde solo hayan recetas, hay miles, comprar libro que además te acompañe es más difícil.

Así que os animo a ojear este libro, a tomar ideas, a probar recetas, nuevos ingredientes y sobretodo a redescubrir cosas muy simples.
Si a un cocinero de Essex le impresiona un pimiento del piquillo con aceite y ajo, es evidente que nosotros estamos obligados  a no olvidar que los tenemos en nuestra mano y que debemos disfrutar de ellos.

Es evidente que la cocina sueca igual nos queda algo lejos, que sus gustos igual no son tan parecidos a los nuestros, pero pueden ser también una fuente de ideas. Ya sabeis que la cocina es adaptar y este libro da más de una clase para ello.

No se cual es el precio de venta del libro, llegó la mañana de Reyes a casa, pero deberiais ojearlo aunque sea en una biblioteca. Para los que vivís en Barcelona aqui teneis el link del Consorci de Biblioteques donde podeis encontrarlo y cotillearlo.

Ahora y como siempre os digo… a disfrutarlo!!

Contraportada