Hoy han caido en nuestras manos cuatro llucets o merlucitas pequeñas, de esas que uno se come de una sentada y en poco rato y sin pedir muchas explicaciones.

Suelen comerse los llucets fritos con harina y aceite, acompañados de una buena ensalada y si ya nos ponemos en plan serio de un buen all-i-oli o alioli como os apetezca más llamarle.

Pero esta vez no nos apetecian fritos, ni harinas, ni ensuciar mucho la cocina, nos apetecia y mucho una receta bien sencilla y los más sana y limpia posible.
Así que hemos tirado de recetario básico y clásico y hemos recuperado una de esas antiguas recetas del blog.

Hemos transformado nuestra trucha al horno con pimentón, en unos “llucets” al horno, evidentemente hemos pulido los pequeños fallos que cometimos aquella vez y ha quedado una receta tan sencilla y rápida como espectacular y con solo 4 ingredientes, si si solo 4 ingredientes.

Hemos precalentado el horno a 150º, mientras íbamos preparandolo todo.

En la bandeja del horno, sobre papel sulfurizado hemos extendido con los dedos unas gotas de AOVE para que no se enganchase el pescado. Hemos repartido los llucets con la piel hacia abajo, 2 por persona que hacen una ración perfecta para cenar y limpios ya desde la pescaderia.

Hemos acabado de preparar la receta con un buen chorro de AOVE por encima, un buen pimentón dulce por encima, la sal…y listos.

Contad los ingredientes y os saldran 4, no más, esta es una manera como os he dicho antes muy rápida, muy sencilla, muy sana y muy limpia de comer pescado.

Si quereis darle un toque, podeis mezclar un poco de pimentón picante con el dulce, ya me contareis la experiencia!!

La única compañia de este pescado, han sido un par de rebanadas de pan tostado con su tomate aceite y sal. Nada más.

Nos hemos permitido, eso si, el lujo de acompañarlo con una Buckler 0,0 que nos llegó en nuestra caja  Degustabox de este mes.
Un duo espectacular esta cerveza bien fresca y esta receta tan sana.

Ahora solo queda disfrutarla!!!