LLevamos unos dias de excesos, así que ahora tocan unos dias de ajustes, llamemosle así o directamente recortes, tanto a las calorias como a los ingredientes, por aqui le llamamos “fer bondat” o lo que es lo mismo, portarse bien.

Son esos dias que nos llevan a pensar únicamente en ensaladas, verdura, plancha y vapor.

Y esta receta es una de esas, porqué la base es una coliflor cocinada al vapor y lo que realmente hacemos y de ahí el nombre de la receta, es decorarla. Nos permitimos un chorro de un buen AOVE por encima y emplatamos sin más.

La coliflor es una hortaliza baja en hidratos de carbono, grasas y proteinas, así que nos aporta pocas calorias, esto y su considerable aporte de fibra y el efecto saciante que esto conlleva, la hacen ideal en las dietas de adelgazamiento, siempre que nos decidamos por cocinarla al vapor.

Para otros momentos, os dejamos esta receta de Coliflor gratinada.

Contiene vitamina C y vitaminas del grupo B, también aporta folatos y ya sabeis lo importante que es eso durante el embarazo.
Como minerales más importantes, nos quedaremos con el potasio y su importancia para todos los que practicamos algo de deporte y con el magnesio y su relación tanto con los huesos como con el sistema inmunológico.
Es una hortaliza diurética y muy recomendada también en casos de hipertensión.

Si, también es flatulenta, pero no hace falta comerse la coliflor entera de una sentada, porque si queremos buscarle pegas, se las podemos encontrar a todos los alimentos.

Bueno, pues a lo que íbamos, nosotros hemos preparado la coliflor en la vaporera de Lékué, un imprescindible en nuestra cocina, una de esas inversiones de la que no nos arrepentiremos nunca y con la que cocinamos casi todas las verduras y hortalizas que comemos en casa.
No necesita casi agua, ahorra tiempo y los resultados son realmente espectaculares. Eso si, preparad por lo menos 30€.

Mientras se hacia la coliflor, hemos limpiado, laminado y dorado unos champiñones y un diente de ajo.
Hemos cortado y dorado en la misma plancha y sin limpiar unos tacos de pavo.

Lo hemos presentado todo, salpimentado y alegrado con perejil y nos hemos permitido el lujazo de un buen chorro de AOVE en crudo.

Así es mucho más fácil comerse una coliflor al vapor. Altamente recomendable para sentirse bien con uno mismo.

Ahora a disfrutarla!!!