Hoy toca guiso, pero no os asusteis, es un guiso fácil, con pocos ingredientes y que además no requerirá mucho tiempo, no más allá de una hora, no espereis estar pendientes toda una tarde de la olla en la cocina.

Lo presentamos con guisantes, una de mis legumbres preferidas, del que ya hemos presentado algun plato en el blog, estofados y en crema.

Hoy pues, los volvemos a guisar y además los adaptamos como receta de tupper.

Vamos con los ingredienets.

  • 200 grms de guisantes (congelados)
  • 50 grms de panceta
  • 1/2 cebolla grande
  • 1 hoja de laurel
  • AOVE
  • Sal
  • 125 ml. de Sidra
  • 250ml. de Agua
  • Tomate seco macerado en aceite

Lo primero que haremos será picar fina la cebolla y freirla a fuego lento en una cazuela, con una cucharada de AOVE y una pizca de sal, hasta que empiece a estar transparente.

Mientras tanto cortamos la panceta en tiras y cuando tengamos la cebolla lista, la incorporamos, subimos el fuego para que se dore rápido y adquiera ese color tostado.

Una vez tengamos la cebolla y la panceta lista, añadiremos los guisantes y la hoja de laurel.

Recordad que si los guisantes son directamente congelados, es bueno primero darles unas vueltas para que se separen.

Es buen momento ahora para añadir si teneis y si os apetece un tomate seco. Dejará muy buen gusto a los guisantes y potenciará aun más ese toque a guiso.

Ahora es momento de añadir los 125 ml. de sidra y los 250 ml. de agua. Corresponden más o menos a 1/2 y 1 vaso respectivamente. Añdimos un poco de sal y dejamos tapado a fuego lento.

Lo más seguro que unos 10 minutos después de empezar de nuevo a hervir los guisantes ya esten tiernos y listos, pero como siempre es mejor que lo vayamos controlando, tanto de gusto como de textura.

Recordad que trabajamos con sidra y panceta, alcohol y sal, así que es importante vigilar los sabores para que no nos quede un gusto que no buscamos.

El plato, una vez acabado, es un guiso con algo de fondo, perfecto para acompañar con pan y comer de cuchara,  lo suficientemente ligero para convertirse en una excelente receta de tupper y acompañaros al trabajo.

Si quereis complementar la receta, podeis incorporar un huevo cocido, así le añadimos más proteina al guiso y lo convertimos también en plato único.

De cualquier manera ahora nos toca disfrutarla!!