¿Os acordais que hace nada os propuse una receta de pollo al aceto balsámico? Pues bien, nos sobraron unos trozos de pechuga que no tenian tan buena estética como los que escogimos para la receta, así que nos pusimos a pensar que podiamos hacer con ellos y de ahí sale este plato.

Presentación

La salsa de yogur, en cualquiera de sus variantes, se utiliza preferentemente en ensaladas, pero esta vez, apetecia darle una vuelta más a la idea y la verdad es que la combinación ha sido muy positiva, seguro que la repetiremos más de una vez.

Vamos con los ingredientes.

Para el rebozado.

  • Pechuga de pollo deshuesada y fileteada
  • 1 Huevo batido
  • Sal
  • Orégano
  • Queso parmesano en polvo
  • Leche semidesnatada
  • AOVE

Para la salsa.

  • 1 Yogur natural (sin azucar)
  • 2 Cucharadas de AOVE
  • Sal
  • 1/2 Cucharada de café de Curry
  • 1 o 2 Dientes de ajo

No os asusteis, ni hay tantos ingredientes, ni son difíciles de conseguir ni complican la receta en nada, es más es tan fácil y resultona que os aseguro que la hareis más de una vez. Además y como intentamos siempre sirve para aprovechar productos que ya hemos empezado y tenemos en la nevera.

Lo primero que haremos será preparar el rebozado. En un plato hondo, batimos el huevo al que le habremos añadido la sal, el orégano picado, una cucharada rasa de queso parmesano, una cucharada de café de AOVE y un chorro de leche semidesnatada. Lo reservamos bien batido.

Patatas y salsa

De las pechugas de pollo, iremos cortando tiras finas, ajustándonos a los trozos que tengamos si son aprovechados. Si utilizais pechuga expresamente comprada para hacer los fingers, que sean de más o menos 2 cm de ancho.
A medida que los vayamos teniendo cortados, los añadimos a la mezcla para rebozar y reservamos.

Vamos ahora con la salsa. En un bol añadimos el yogur natural, las dos cucharadas de AOVE, la sal, la 1/2 cucharada de café de curry y 1 o 2 dientes de ajo machacados. La cantidad de ajo depende de vuestro gusto.
Removemos bien, hasta que la salsa adquiera una textura cremosa y ya vereis que quedará un color amarillo subido por efecto del curry.
Rectificar al gusto y reservar tapada en la nevera.

Fingers

Es importante que el yogur no sea azucarado.

Podeis añadir el zumo de medio limon, pero tened cuidado con esto. La salsa ya es bastante especial de por si.

Recordad quitarle el corazon al ajo para que no repita y dejarlo si quereis una salsa con gusto muy potente.

Ahora solo queda pasar los fingers de pollo que tenemos reservados por el pan rallado y freirlos en abundante y muy caliente aceite de oliva.
Ya sabeis que si quereis un rebozado más crujiente podeis repetir el proceso.

Huevo – Pan rallado – Huevo – Pan rallado

Ya veis, la receta está ya lista.

La salsa fria con los fingers muy tostados y crujientes hacen un buen contrapunto y queda realmente sorprendente. Probadla en un dia de partido, sentados viendo un peli, una receta ingeniosa, fácil y sencilla.

Fingers con salsa de yogur

Nosotros lo hemos acompañado con unas patatas parisinas ya cocidas y pasadas por un paella con 1 ajo, un par de cucharadas de AOVE y perejil fresco picado.

La combinación perfecta.

Ahora, a disfrutarla!!