Nos ponemos hoy con una buena manera de cambiar la forma de empanar los filetes de pavo, pollo o incluso de cinta de lomo de cerdo.

Reconozco que el pollo “rebozado” ha sido siempre una de mis debilidades, me encanta, con patatas fritas, con una buena ensalada, en bocadillo con unas lonchas de algún queso gustoso… de cualquier manera siempre me ha parecido sublime.

Esto de tener un blog, hace que sin darte cuenta te pases el dia dándole vueltas a la cabeza, pensando que recetas pones y como les puedes dar un toque personal. Esta la podreis encontrar en muchos blogs,  porqué es muy sencilla, esta muy rica y es muy agradecida.

Vamos con los ingredientes.

  • Pechugas de pavo fileteadas
  • Cereales con miel
  • 1 huevo batido
  • Pan rallado (para empanar)
  • Aceite de oliva para freir (suave)
  • Sal

Lo primero que haremos será en un plato hondo, batir el huevo con un punto de sal e incorporar el pavo, para que vaya impregnándose y reservamos.

En un mortero incorporamos ahora los cereales con miel y los machacamos con la mano del mortero, no mucho, solo los rompemos en trozos, da igual si algunos quedan mas grandes que otros, pero es importante que no queden finos, para eso ya tenemos el pan rallado.

Los trozos de cereal, deben dar ese toque crujiente que buscamos para este pollo empanado.

Cuando lo tengamos listo, lo mezclamos con el pan rallado en el recipiente en el  que vayamos a empanar el pavo. Renovemos bien y ahora solo toca rebozar como hacemos habitualmente.

Como ya tenemos las pechugas en el huevo, las sacamos les damos una vuelta por la mezcla y reservamos mientras el aceite se va calentando.

Es importante que el aceite no se os queme, hay que estar un poco atento, el aceite de oliva es el mejor para cocinar, pero tenemos que controlar su temperatura y mas aun cuando rebozamos.

Si quereis que el filete de pavo quede más crujiente, podemos repetir la operación, huevo-rebozado-huevo-rebozado y a la sarten para que se dore.

Para acompañar ya podeis ver que nosotros hemos escogido una ensalada muy simple con zanahoria, manzana, maiz dulce y cebolla tierna.
Bien sencilla y muy sana esta combinación, aunque como os he dicho al principio, unas patatas fritas, un puré de patatas, en bocadillo… vosotros decidís.

Lo podeis probar también con pechugas de pollo, con caña de lomo…

Eso si hay que comer esta receta bien caliente, nada de prepararsela para el tupper de mañana.

Ahora, a disfrutarla!!