Con esta receta volvemos a introducirnos en el mundo tupper, en los platos únicos y combinados, para llevarse al trabajo y no aburrirse ni comer mal en el intento.

La pasta suele ser un buen ingrediente principal para estos platos, aguanta bien, combina con casi todo y es contundente para una comida fuera de casa que nos haga aguantar hasta la noche, pero que no nos deje toda la tarde sin poder movernos.

De cerca

Vamos con los ingredientes para esta opción.

  • 100 grms. de pasta seca
  • 1 Huevo cocido
  • Queso feta o similar
  • Atún en aceite de oliva
  • Aceitunas rellenas
  • Maiz dulce
  • Pavo o Jamon de York
  • AOVE ( a elección )
  • Sal y Pimienta

Lo primero que hay que hacer es poner a hervir el huevo y la pasta. Ya sabeis, el huevo cubierto en agua fria, y desde el momento que empieza a hervir, 10 minutos. La pasta segun indicaciones del fabricante, pero teniendo en cuenta que no la vais a comer al instante, así que es mejor dejarla realmente al dente.

El resto es bien fácil, cortamos las aceituna rellena por la mitad y la añadimos al bol, donde incorporamos el maiz dulce y el queso feta y el jamon de pavo cortado en trozos.

Se que el maiz dulce aporta bastantes calorias a la ensalada, pero me declaro muy fan de él.

Además recordad que esta ensalada es muy de tupper, así que tiene que servirnos como plato único y variado.

Ingredientes

Por otro lado pelamos y cortamos el huevo ya cocido y dejamos que se enfrie. Sacamos la pasta y dejamos que pierda temperatura, la removemos con unas gotas de aceite para que no se pegue.
Queremos que la pasta y el huevo pierdan temperatura porque si los añadimos directamente a la ensalada a parte de calentarla, harían que el queso empezase a fundirse.

Para finalizar la ensalada, juntamos todos los ingredientes en el mismo bol, sin remover todavia y le añadimos el atun en aceite de oliva. Nosotros aprovechamos este aceite para aliñar la ensalada, por eso la importancia de que el atun sea en aceite de oliva.
También podeis deshechar esta idea y aliñarla a vuestro gusto, es cierto que suelen ser más caras las conservas que “incorporan” en su elaboración este tipo de aceite.

Ensalada de pasta y atún

Es momento de corregir de sal, si fuera necesario, darle un toque de pimienta y quizá un punto de vinagre balsámico. Al dia siguiente, si controlamos el aliño, la ensalada estará espectacular para comer en el trabajo.

Con platos para tupper, es preferible esperarse y aliñar en el último momento o quedarse corto, que pasarse.

Un exceso de aliño, estropearia el plato y acabaría con todos los matices.

Ahora solo queda disfrutarlo y añadirle todas la variaciones que sean posibles.