Hoy, os propongo una receta que nos va a ayudar a solventar con total seguridad, un par de problemas de los que hemos hablado anteriormente en el blog. Por un lado, nos ayudará con el tema recetas de taper, por el título ya podeis ver que llevará bastantes cosas. Por otra parte nos ayudará también a introducir las legumbres en la dieta diaria de pequeños y mayores sin necesidad de complicarnos en exceso la vida.

Para los que penseis que en esta época una ensalada no apetece… que sepais que yo no renuncio a una buena ensalada por ningún motivo, solo hay que probar a cambiar algunos ingredientes y la imagen de la ensalada será otra. Probadlo. Además no es mala idea de vez en cuando que una ensalada sea tibia, incluso abandonar en alguna ocasión la percepción de que toda ensalada lleva lechuga.

Necesitaremos:

  • 1 Bote de lentajas cocidas
  • 1 manzana
  • 1 zanahoria
  • 1 pechuga de pollo entera
  • 2 o 3 champiñones
  • Queso de ensalada tipo feta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Empezaremos cortando la pechuga de pollo, en trozos no muy pequeños, la salpimentaremos al gusto, recordad que el pollo es muy soso, pero que la ensalada irá acompañada de un aliño. Lo pondremos en una sarten con una cucharada de aceite y dejaremos que vaya haciendose.

Personalmente prefiero el pollo tostado y crujiente, cuando lo añado a cualquier ensalada.

A parte, sacamos las lentejas del bote y las escurrimos. Lavamos y cortamos los champiñones en crudo y hacemos pequeños dados con el queso para ensalada.

Pelamos y cortamos la manzana, en trozos medianos haciendo lo mismo con la zanahoria. Además esta es época de manzanas y ya sabeis que aqui todo lo que sea de temporada lo tenemos muy en cuenta.

La manzana preferiblemente tipo Golden o Granny Smith que suelen ser ácidas y de pulpa más dura.

La zanahoria, mejor cortada en rodajas que rallada.

Ahora empezamos a mezclarlo todo en un bol grande, dejando para el final el pollo, así no estará tan caliente y eliminaremos la posibilidad de que funda el queso. El champiñon en crudo, como ya os comenté en la receta de los enrollados. En nuestras ensaladas muchas veces lo añadimos así, cuando está recien comprado, y blanco es realmente un gran acompañante.

Y ya está, tenemos fruta, legumbres, hortalizas, quesos, carne… un táper de plato único y muy recomendable.

Un par de consideraciones antes de acabar,

Es mejor una manzana de pulpa dura, ya que las lentejas suelen ser bastante harinosas, si le añadimos una manzana de pulpa suave, la sensación al masticar no es tan agradable.

Por esa misma razón el pollo es preferible tostado y la zanahoria en rodajas. Nos obligaremos a masticar y la sensación de cambios de textura será muy agradable.

Es cierto que obligarnos a masticar la comida, hace que nuestro cerebro reciba antes la idea de saciedad.

La ensalada, la podemos acompañar con un mahonesa casera y suave o con cualquier vinagreta y para este último caso, estad preparados que en próximos post aprenderemos a hacer una nueva vinagreta.

Y como siempre los ingredientes pueden variar dependiendo de vuestros gustos.