Hace unos dias os hablaba de una visita a Berga y su mercado, de ahí salieron un par de entradas, entre ellas unas habas estofadas.
Si recordais… y si no, id rapidamente a leer el post, os comenté que nos habiamos dedicado un buen rato a separar las habas por tamaño, las mas grandes a estofar y las más pequeñas las reservamos.

Detalles

Esas pequeñas tenían un tamaño muy parecido al de las habas baby que podemos encontrar en la mayoria de supermercados en botes, carísimos por otra parte y os aseguro que sin el buen gusto que tenían estas.

Decidimos hacer con ellas una ensalada sin artificios, con poca compañia, que no molestasen a las habas, que estaban espectaculares y nos salió algo así.

Apuntad los ingredientes.

  • Habas baby
  • Lechuga
  • 1 Manzana
  • Queso Feta
  • Olivas negras

Para la vinagreta

Como podeis comprobar por los ingredientes, la ensalada no tiene ninguna dificultad, no requiere cosas raras ni difíciles de encontrar, solo disfrutar de las habas frescas.

Lo primero será hervir las habas en agua caliente con un poco de sal, no más de 10 minutos para que no queden muy blandas. Una vez hervidas, las pasamos a un bol donde tendremos agua fria y las reservamos.

El bol con agua fria servirá para romper rápidamente la cocción y mantener el color de las habas.

Recomendado si las verduras van para ensalada. Mejor vista.

De cerca

Mientras, vamos preparando los otros ingredientes de la ensalada. En el caso de la lechuga, nosotros escogimos las hojas interiores de la lechuga, esas más blancas, pero más duras. Otra opción que puede irle muy bien, es la de utilizar cogollos de Tudela, que siempre son más duros y muy cómodos. Eso depende de vosotros mismos.

Cortamos la manzana en gajos grandes, que se note, nosotros aprovechamos una parecida a la golden, más crujiente, con más contraste.

Unos dados de queso feta para darle mayor consistencia y la base ya está preparada, Añadimos las habitas mezclamos y ensalada lista.

Lo único en lo que nos permitimos una licencia, fue en el aliño, del vinagre y el aceite hicimos una vinagreta básica suave, añadimos unas olivas negras con hueso y realmente la ensalada no necesita nada más.

Ensalada

Estaba buenísima, suave, sana y barata… que más se puede pedir.

Y como siempre, a disfrutarla!!