Quien no se ha comido nunca nunca un mixto o un bikini? En un bar, en casa, para almorzar, merendar, cenar. Cuando no te apetece cocinar o simplemente cuando te apetece mucho este sandwich, seguro que siempre hemos repetido, recien hecho, tostado, con el queso fundido…

Hoy vamos a hacerlo de otra manera, le daremos un poco la vuelta y además vamos a proponer alguna opción más que estoy seguro que os gustará y mucho.

Emplatados

Vamos con los ingredientes que son de lo más sencillo.

  • 1 Rebanada de pan de molde sin corteza (por enrollado)
  • Tomate triturado para untar
  • Jamon de York
  • Queso semicurado (cortado muy fino)
  • Pechuga de pollo
  • Salsa de pesto
  • Cebolla caramelizada
  • Orégano
  • Sal
  • AOVE

Y a partir de estos ingredientes, el límite lo pone vuestra imaginación.

Lo primero, encender el horno a unos 150º y si os gusta el color tostado a 175º.

Sobre un papel sulfurizado ponemos una rebanada del pan de molde sin corteza y le pasamos el rodillo de cocina, como si trabajásemos la masa de un pastel o la masa de una pizza. Con cuidado para no romperlo le vamos dando forma hasta dejarlo bastante más plano y más manejable que en su estado normal.
Repetimos la opración con cuantos enrollados queramos hacer.

Pan de molde a rodillo

El pan de molde puede ser con corteza, pero debereis procurar antes quitársela, es mucho más comodo para trabajar y para manipular.

Ahora con un pincel de silicona, repartimos el tomate triturado por las rebanadas de pan, intentad que no se empape mucho porque se romperá, pero si que coja ese color rojo, ahora le añadimos las hierbas, nosotros optamos por el orégano para darle ese sabor a pizza, pero podeis probar con alguna otra opción.

En cada una de las rebanadas solo queda poner lo que os apetezca, teniendo cuidado eso si en la cantidad y en el grosor, pensad que después hay que enrollarlo y este será el proceso más dificil de toda esta receta.

Nosotros hicimos un par de jamon de york y queso semicurado manchego, cortado muy fino para darle gusto al bocadillo.

Probamos otro par con pechuga de pollo cortada muy fina, pasada 2 minutos por la plancha y cortada en trozos, seguimos con el queso semicurado y a estos primeros les añadimos también algo de salsa de pesto que nos había sobrado del dia anterior, lo que le dio un toque bastante interesante.

Pollo y Pesto

Los dos últimos los hicimos con pechuga de pollo a la plancha también, queso semi curado y le añadimos cebolla caramelizada, corregimos de sal y listos.

Los enrollamos todos bien, sin apretar demasiado y colocamos la parte que junta como base. Les echamos un chorro de AOVE por encima, muy poco solo para darle color y los metimos en el horno ya caliente.

En unos 5-10 minutos estaban hechos, eso si como siempre que trabajamos con horno y demás el tiempo es muy relativo, dependerá de la potencia de cada electrodoméstico, de si es gas o electrico y sobretodo de si os gusta más tostado o menos.

Bandeja Horno

Dejamos que se enfriasen un poco para poder aprovechar el queso que se había salido al fundirse y listos para comer, ya veis que pinta tienen. Bien calientes, estan espectaculares, son muy fáciles, sanos y baratos. Son ideales para preparar con niños, no tienen ningun peligro y ya veis que en alguno de nuestros ejemplos los ingredientes son muy básicos.

Y como os he dicho antes el límite, vuestra imaginación.

Ahora toca disfrutarlos!!