Que os parece la opción de una crema dulce para cenar? Además tiene un color espectacular, es sana y muy barata, como pretendemos en el blog. Los ingredientes son fáciles de conseguir y seguimos intentando hacer cosas para esas cenas de otoño-invierno.

Los ingredientes son los siguientes.

  • Media cebolla grande
  • 1 patata mediana
  • 6 – 8 zanahorias medianas
  • 1/2 litro de agua
  • 1/2 litro de caldo de verduras
  • 1 o 2 quesos en porciones
  • sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen

Lo que os puede generar mayor dificultad, es comprar los quesos en porciones y el caldo de verduras, pero es cierto que a estas alturas, si os gustan las cremas, la mayoria de nosotros tenemos esos ingredientes en casa.

Empezaremos encendiendo el horno y dejando que se caliente a unos 175º, mientras nosotros vamos a ir pelando y lavando la patata, la cebolla y las zanahoria. Una de las opciones es cortarlas y colocarlas sobre la bandeja del horno como se puede ver en la foto.

Cuanto mas pequeños los trozos antes se asaran

Una vez todo puesto en la bandeja lo salpimentamos, y le añadimos un poco de aceite por encima.

Recordad no pasaros ni con el aceite ni con la pimienta

El aceite solo lo necesitamos en esta receta para que nos de un poco de tono asado y la pimienta en exceso nos matará  el gusto de todo lo demás.

Ahora todo al horno, en unos 20 minutos mas o menos las patatas y la cebolla estaran hechas.

Al mismo tiempo que el horno va trabajando, nosotros podemos ir preparando una olla con el caldo de verduras, el agua y los quesos en porciones y cuando veamos que lo del horno esta hecho, encendemos el fuego y lo mezclamos todo.

Lo dejamos 10 minutos que se vayan mezclando sabores y texturas, y una vez pasado ese tiempo, es momento de que actue la batidora. Este es una crema fácil, no hace falta pasarla después por el colador chino, la textura la conseguiremos muy rápido, segun os guste más, tipo puré o tipo crema. Un golpe de calor final será suficiente.

Para acompañar y que no se vea tan sola en el bol, podemos seguir con dos clásicos, los picatostes o los crujientes de jamón o queso.

Aunque hoy añadiremos a estas opciones unos champiñones portobello pasados por la paella. Mirad el siguiente post y vereis como se hacen de rápido.