Esta vez nos apuntamos al naranja, a una crema suave de calabaza y zanahoria. En el blog tenemos ya una crema de zanahorias asadas, pero esta vez queremos hacerla sin quesos en porciones, potenciando su color y convirtiendo la calabaza en su sabor principal.

El color naranja en las frutas y verduras, nos indica alto contenido en vitamina C y en el caso de las dos que hoy incorporamos a la receta, refuerzan nuestro sistema inmunitario, nutren y protegen nuestra piel.
Así que no tenemos ninguna excusa para no preparar esta receta.

Vamos con los ingredientes.

  • 4-5  Zanahorias
  • 1/2 Calabaza, más o menos 400 grms.
  • 1 Patata mediana
  • 1/2 Cebolla dulce
  • Sal
  • AOVE
  • 1 litro de agua aprox.

Precalentamos el horno a 125-150º, asaremos una parte de los ingredientes mientras preparamos los otros.

En una bandeja con papel sulfurizado, colocamos un par de zanahorias, la mitad de la calabaza que usaremos, la patata y la cebolla dulce, todo cortado en trozos pequeños para que su cocción sea más rápida.
Lo metemos en el horno y dejamos que se vaya cocinando. Con muy poquito aceite y sal.

Mientras tanto podemos ir pelando y cortando el resto de las zanahorias y la calabaza, la añadimos a la olla con el agua, salamos y dejamos cocer a fuego lento.

Más o menos una media hora después de haber puesto las verduras en el horno, habran adquirido la textura que pretendiamos, no estaran doradas, pero si asadas, con lo que conseguiremos que el color que siga predominando sea el naranja.

Retiramos y añadimos a la olla donde se estaban cocinando las demás verduras, corregimos de sal, tapamos y dejamos a fuego lento que vaya hirviendo, vamos controlando el tiempo y cuado todas esten tiernas, apagamos y retiramos del fuego.

Ahora solo nos quedará batir, calentar y listos. Esta crema no necesita pasarla por el chino, queda suave solo con pasarla por la batidora.

Es perfecta para esta época del año, fria, tibia y caliente está genial, tiene un toque dulce, no es nada empalagosa, alimenta, es sana, utilizamos ingredientes muy fáciles de localizar, baratos y no nos complicamos nada.
Además es perfecta para llevarla de tupper a la  oficina y el color naranja intenso que nos queda, da alegria!!

Si quereis darle un toque distinto a la crema, si os apetece sorprender y probar a combinar sabores diferentes, es buena idea acompañarla con unos picatostes, eso si hechos en la tostadora sin nada de aceite.

Quizá también podeis probarla como en nuestra presentación, con una morcilla de cebolla, desmigada y pasada por la paella, creedme, es un toque que le queda genial!! sorprende y rompe con el sabor dulzon de esta crema.

Ahora a disfrutarla, como siempre.