Me he hecho seguidor de los caldos preparados con el tiempo, al principio pensaba que eran una tonteria, imposible que alguien los compre, no se puede sustituir una sopa casera por algo que va dentro de un brick.  A saber de donde ha salido y como lo han hecho. Hay que ser muy vago. Es verdad, suena a opinión de alguien que está acostumbrado a comer sopa en casa de sus padres y a llevarse táper o tupper (como queráis) para congelar.

Bien, pues de todo lo que pensaba al principio, nada de nada. Se acaban de convertir en imprescindibles este fin de semana. Así de rápido caen los mitos y se cambian las opiniones.

Os pongo al corriente, hemos decidido hacer unas obras en casa, de esas que duran dos dias y resulta que asi, como quien no quiere la cosa ha llegado el otoño y además con lluvia, de una intensidad y duración muy digna y que te hace pensar muy, muy mal.

Lo que apetece esos dias para comer es un caldito y algo más, o no? pero claro por estas fechas nos ha pillado sin reservas en el congelador, no estaba la casa para muchos inventos y hemos tenido que improvisar. Siempre tenemos en el armario uno de pescado, uno de verduras y uno de pollo. Asi que la decisión ha sido fácil, polémica también, pero fácil.

Os reconozco que para arroces, cremas, algunos guisos, platos al horno… si, ayudan muchísimo en la cocina y son una buena opción, pero como os he dicho al principio, asi directamente en el plato y con algo de pasta de sopa, ha sido la primera vez y es de justicia que, sea por el hambre, lo desapacible del dia o simplemente porque estan buenos, me han convencido.

Es una nueva razon para colocarlos en la zona de los imprescindibles.

No os hablaré de marcas, cada uno sabrá el presupuesto que tiene, para que los necesita y si le convence la idea, si que os digo, que uso marca blanca, que me leo lo que contienen y que siempre mezclo a partes iguales con agua, para mi es mucho más fácil controlar el gusto y la sal, cuando los añado a las cremas y demás, pero que no me han parecido fuertes, ni salados al probarlos directamente solo con las pasta. En las fotos se puede apreciar que son de una marca blanca determinada muy conocida, tampoco quiero engañar a nadie y poner información de la que no tengo conocimiento. Esos estan en la despensa de casa y de esos hablo, estaré encantado si me haceis llegar más opciones y opiniones, para eso estamos.

No pretendo convenceros, entre otras cosas porque aun aceptándolos, estoy en fase de convencimiento propio, pero si que creo que debo pasaros el enlace de un estudio de la OCU. Es algo antiguo de principios del 2011, del 1 de enero segun ellos mismos dicen en su web, y solo habla del caldo de ave, pero creo que los estudios de la OCU merecen, cuanto menos ser leidos, y no esta nada mal como complemento.

Además el estudio me reafirma en algo, que no se porque razon siempre había tenido muy claro, de caldo en pastillas, nada de nada, demasiada sal y algunos contienen glutamato.

Con todo, prometo que un dia, añadiré una receta de sopa de pescado como la hacemos en casa. Eso si, requiere tiempo e ir congelando espinas.

Habéis probado las otras variedades que llenan las estanterias?

Que os han parecido?