Nos toca verdura, pero esta vez no hay que preocuparse, nada de hervirla, añadirle un buen chorro de AOVE y al plato, nada de eso, a pesar de que la idea es muy buena y muy sana.

Hoy vamos a rebozar la verdura, para engañarla si no os gusta o teneis niños, para hacerla más gustosa, para usarla como guarnición

Tampoco la vamos a rebozar solo con harina y huevo, le daremos un toque especial y muy fácil, así que preparaos

Vamos con los ingredientes.

  • 1 Brócoli
  • 1-2 Huevos
  • Harina
  • AOVE
  • Mezcla de quesos (en polvo-rallados)
  • Sal
  • Pimienta

Empezaremos cocinando el brócoli, al vapor o hervido en agua, como más os apetezca, dejándolo un punto duro, después hay que manipularlo y es mejor que no quede blando.

Para cocinarlo, lo lavamos, lo limpiamos bien e intentamos cortarlo en trozos del mismo tamaño, o al menos lo más parecido posible.

Con esto conseguimos que los tiempos de cocción sean similares. En nuestro caso, al hacerlo al vapor no hemos tardado ni 10 minutos.

Mientras se hace el brócoli, aprovecharemos para preparar el rebozado.

En un bol, batimos los huevos, añadimos la sal, una mezcla de quesos (rallados o en polvo) y la pimienta. La idea es que el rebozado quede gustoso y sabroso, así que ya podeis imaginar que la mezcla de quesos debe ir en esa dirección.

Un curado de oveja en polvo, o quizá parmesano acompañado de otro más suave, sería una mezcla perfecta.

Preparamos en otro plato la harina y reservamos.

Harinas para rebozar hay multitud, nosotros usamos la normal del super y quedó buenísimo.

Dejamos enfriar el brócoli un rato, cortamos para acabar de igualar los trozos y los pasamos por el huevo y la harina, si los quereis muy crujientes, repetimos la operación otra vez.

En la paella o en un cazo, una buena cantidad de AOVE, si puede ser sin haber sido usado antes o lo más limpio posible, caliente pero sin exagerar, queremos que el brócoli se nos dore, pero que no nos quede quemado por el exterior.

Intentaremos a su vez, no tocar mucho el brócoli, voltear solo si es necesario, para no perder el rebozado.

Cuando lo saquemos, irá directamente a una fuente con papel de cocina que recoja todo el aceite que sobre y listo para servir.

Esta receta puede ser una guarnición perfecta para un pescado o una carne a la plancha, para romper la monotonia del plato.

Además podeis intentarlo con harina integral y el resultado será el mismo o mejor y con menos “sentimiento de culpa”.

Ahora, a disfrutar de la verdura!!!

Os dejo el link de Más Brócoli, dedicada a la promoción del consumo del Brócoli, no estaría mal una visita a su web