Por casualidad ha caido en mis manos un sobre de bechamel preparada de una conocidísima marca de comida y de productos alimentarios envasados. Se ha juntado con un brócoli que no tenía destino definido y de esa unión ha nacido este post.

Brócoli con Bechamel

Antes de empezar, aclarar que la muestra es un regalo de la tienda donde compré otros productos, que no es conocedor de este blog y que en ningún caso ha sido el fabricante quien me ha hecho llegar ésta . Segun el fabricante, la bechamel del sobre está pensada para una docena de canelones, pero ya que nos ponemos con la prueba, que mejor que ponerla en dificultades.
Ya sabeis que después de casi sesenta entradas hay muy pocas dedicadas a un producto de una marca determinda y estan en la sección imprescindibles si así lo consideramos en casa

Los ingredientes, son de lo más sencillos

  • 1 Brócoli
  • 1 Sobre de Bechamel
  • Pimienta
  • Mantequilla
  • Queso rallado

Lo primero que haremos será, cortar y lavar el brócoli, nosotros hemos optado por cocinarlo al vapor, sin que toque el agua, se conservan mejor sus propiedades, suele hacerse más rápido y queda con mejor gusto.
En este caso hemos roto sus cocción antes porqué después iba a pasar un rato en el horno acabando de cocinarse.

Contad como mucho unos 10 minutos al vapor.

Si quereis que sonserve su color verde intenso, cuando apagueis el fuego, pasad el brócoli rapidamente a un Bol con agua fria, parareis así la cocción y conservará el color.

Ahora nos toca encender el horno a 175º para precalentarlo y seguir las instrucciones del fabricante con la bechamel, lo cierto es que son muy precisas y eso que me he puesto serio con la prueba y he comprobado los tiempos concienzudamente.
La cantidad que sale de salsa, no se si es suficiente para 12 canelones, pero es perfecta para un brócoli de un tamaño medio, unas 3 raciones si lo acompañais de algo ligero.

Sin gratinar

En una bandeja con papel sulfurizado, repartimos el brócoli, agregamos por encima la salsa, una capa de queso rallado, un poco de pimienta molida, si os patece unos dados pequeños de mantequilla y al horno a gratinar unos 10 minutos como mucho, vigilando que no se queme en exceso y ya está, listo para servir.

Plato hecha

Mi opinión personal, después de probar el plato y darle algunas vueltas a la cabeza, es que la bechamel, no es precisamente una de las salsas que más se suelan hacer en casa, tampoco es de las más rápidas y acostumbra a ser una de las que da más disgustos con los dichosos grumos de harina, ya ni os cuento si la complicamos con cebolla y nuez moscada.
Es más, he estado haciendo memoria y quitando los canelones de Navidad, que no hice yo, solo me salen como mucho un par de veces en todo el año, un número muy escaso para dominar una salsa que por otra parte no hago yo, bajo ningún concepto.
Creo que no es mala idea tener un sobre en casa por si las moscas, ya sabeis las ventajas, tardan bastante en caducar, no lo utilizamos mucho por lo que su precio no es desorbitado, siempre podemos añadir de nuestra cosecha algún ingrediente que le de un toque personal y su sabor es más que aceptable. Transforma un brócoli al vapor en algo mucho más apetecible.

No se cual es su precio de mercado, ni si está ya a la venta, ni donde podeis localizarla, pero si os interesa mi opinión, tenedla controlada y probadla alguna vez.

Ahora si, hablo de Gallina Blanca y su salsa para gratinar Bechamel, os dejo link para que podais ver sus ingredientes y su valor nutricional, que ya os digo que no se adapta a muchas dietas estrictas.

Sobre de Bechamel

A disfrutar!!