Hoy me apetece escaparme un poco de la típica entrada de este blog. Hoy me apetece hablaros del fin de semana, de la visita que hicimos el sábado al mercado semanal de Berga y de un grato descubrimiento paseando por su casco antiguo.

Lo cierto es que nunca antes había paseado por un mercado al aire libre con la vista puesta en los productos, parte de la cabeza en la cocina y la otra en como presentar esta entrada.

Habas crudas

No es el de Berga un mercado extenso en cuanto a paradas de alimentación se refiere, ya sabeis que estos mercados semanales  suelen tener de todo un poco y en este caso, se cumple también el tópico. Su ubicación en el Passeig de la Indústria, una avenida ancha, permite dividirlo en dos, en la parte central un “hay de todo” y en la lateral la parte comestible, buena idea, se camina más tranquilo.

Como nuestra inexperiencia en esto de los mercados era absoluta, nos levantamos bien pronto y después de un buen almuerzo nos dimos una vuelta, mirando, comparando, cotilleando y siguiendo un consejo que no falla: Donde hay personas mayores comprando hay buen producto y mejor precio. Definitivamente, hay que seguir ese consejo. Los 2 Kilos de habas y la receta, los zumos de naranja naturales de estas mañanas, las peras y la ensaladas con manzana a trozos, así lo demuestran.
Os aviso desde ya, que no creo que sea la última visita y entrada que este blog dedique a los mercados y os pido a los que podais y los tengais cerca, que no os olvideis de ellos, que comprarle a un productor siempre sabe mejor que comprarle a un distribuidor, en todos los sentidos.

Bueno, la segunda parte del post va dedicado a uno de esos descubrimientos que se hacen de vez en cuando, mientras caminas relajado mirando aquí y allá sin ninguna prisa y te paras a comer donde te apetece, sin mucho hambre pero con ganas de que te sorprendan, con ese miedo a que te estropeen el dia con una mala receta, pero deseando que te acompañe la intuición.

Carpaccio

Esto nos pasó con este bar-restaurante en Berga, en la Placeta Ciutat, de nombre UUMMM…!!! Entramos por su aspecto y para tapear algo, pensando encontrar lo típico y salimos convencidos, encantados y sorprendidos.

No espereis 70 tapas, tendreis que conformaros con muchas menos, eso sí, deliciosas porque aquí se cumple aquello de que es mejor poco y bien que mucho y regular.
Segun nos dijeron mientras pagábamos, suelen cambiar alguna cada semana, dependiendo del mercado y de sus productos. La presentación así lo demuestra, una carta de imprenta para las tapas de siempre y otra manuscrita para las que tienen esos dias. Dejaros aconsejar, no tengais miedo.

Coca de Folgueroles

Nuestras elecciones fueron: Carpaccio de ternera al cabrales del que dimos buena cuenta a pesar de que en teoria debía ser solo para mi. Una mezcla curiosa, pero muy bien trabajada, ningún sabor “mataba” al otro y eso es mucho cuando hablamos de cabrales.

Calçots en tempura
Croquetas de pollo caseras y muy ricas, algo importante cuando tus tapas son diferentes es que las “básicas” no te hagan quedar mal y lo conseguían. Coca de Folgueroles con escalivada, anchoas y queso, para mi éste ha sido el descubrimiento, el pan se lo iban a buscar a un panadero de un pueblo cercano y solo lo hacia él, tierno y espectacular con la escalivada y el queso fundiendose. Calçots en tempura, de los que solo puedo decir que estaban tiernos por dentro al punto de sal y con el rebozado muy crujiente, los podías coger y no se doblaban y eso con la tempura…

Ellos se enteraran de esta entrada cuando la vean publicada, pero desde aquí os animo a los que podais, acercaros a Berga y alrededores, si os pilla la hora de comer, tapear en el UUMMM…!!! no creo que os arrepintáis.

uuMMM...!!!